¿Qué tipos de arandelas son podemos encontrar en el mercado?

Dentro del mundo del bricolaje hay determinados elementos que a pesar de ser realmente pequeños y sencillos en su diseño, cumplen una función muy importante como apoyo y soporte de otras piezas de mayor volumen y envergadura. Un ejemplo de ello son las arandelas, unos ingeniosos elementos agujereados y principalmente circulares a modo de disco, cuyo objetivo principal es el de proteger y asentar los tornillos y tuercas, además de evitar que haya demasiada presión sobre ellos a la hora de apretarlos.

Al contrario de lo que en principio se pueda pensar, no solo hay unos pocos tipos de arandelas. Ante la gran cantidad de tipos de trabajos, materiales, y elementos que hay, es posible encontrar un gran número de clases de arandelas, tanto para uso doméstico o pequeños trabajos de bricolaje, como para usos más profesionales e industriales, donde es preciso disponer de unos tipos de arandelas muy concretas, de un determinado material, resistencia y diseño.

De este modo es posible encontrar en el mercado diferentes tipos de arandelas; de las típicas planas de hierro o goma, a las dentadas, pasando por algunas más específicas como las de yeso o cartón, las de presión, estanqueidad, o las de bloqueo. Una amplia oferta de arandelas de diversos tipos de materiales para cada necesidad y función.

 

¿Qué clases de arandelas hay en el mercado?

Las arandelas más populares y habituales que todos conocemos son las arandelas de hierro de perfil plano; este tipo de arandelas planas de hierro son esenciales a la hora de trabajar con tornillos de todo tipo, y es posible encontrarse con arandelas de diversos tipos en base a su función, combinando materiales como la madera o el metal. Este tipo de arandelas son las más utilizadas en pequeños productos, objetos o trabajos que no requieren de una excesiva presión.

Las arandelas de goma son otros de los elementos más versátiles que se pueden encontrar en el mercado; su función principal es evitar que se afloje la unión entre materiales como el acero o la madera, con los tornillos o tuercas. Es posible encontrarse con diferentes grosores, desde un perfil prácticamente plano a otro más grueso; este tipo de arandelas de presión son bastante utilizadas en trabajos domésticos e incluso para unir determinados materiales textiles o de pequeña fontanería, donde se requiere cierta flexibilidad.

 

¿Cuáles son las mejores arandelas para evitar la fricción entre piezas?

Menos conocidas por gran parte de la gente, pero no por ello menos importantes, hay también arandelas dentadas, un tipo de elementos elaborados principalmente de carbono y que están diseñados específicamente para sujetar y evitar que se afloje la unión de determinadas piezas -especialmente materiales poco resistentes como la madera, el aluminio o ciertos metales-, así como para reducir la posible fricción que pueda aparecer con el tiempo. Es posible observar diferentes tipos de dientes en su diseño, tanto internos como externos.

 

¿Hay tipos de arandelas especiales para contrarrestar las vibraciones? 

Otras de las más corrientes son las arandelas de presión, especialmente diseñadas con cierta flexibilidad para evitar el desgaste de las fijaciones, que normalmente se encuentran expuestas a un gran número de vibraciones. Dentro de estas, unas de las más conocidas son las de tipo Grower de acero pavonado, las cuales ofrecen un diseño muy peculiar, ya que presentan una zona partida con cierta elevación a modo de muelle,  que facilita una mejor unión entre las piezas, evitando que se ejerza demasiada presión sobre ellas.

Para evitar que un tornillo se pueda aflojar con el tiempo, una de las mejores opciones es recurrir a las arandelas de bloqueo, ya que éstas evitan que las piezas de unión roten de manera innecesaria con respecto a la zona anclada. Este tipo de arandela tienen más en cuenta la fuerza sobre la pieza que la fricción, por lo que es indicada principalmente para superficies con cierto lubricado, como motores.

 

¿Qué tipo de arandelas utilizar para evitar que se filtren líquidos?

En ocasiones para ciertos aparatos que cuenten con circuitos de agua u otros líquidos como los radiadores o cubierta, se precisa de un tipo de arandela especial que pueda tener cierta flexibilidad y dilatación, que refuerce la unión con las piezas, y que pueda soportar elevadas temperaturas. Para estos casos la mejor opción es recurrir a las arandelas de estanqueidad o EPDM “Etileno Propileno Dieno”, elaboradas con caucho y acero. Unas arandelas que ofrecen grandes resultados con el paso de los años y que son esenciales para evitar que los líquidos se filtren o puedan dañar determinadas piezas.

Cada tipo de arandela está diseñada para cumplir una función y dar una respuesta correcta a una necesidad. Esto implica que dependiendo del tipo de materiales que se quieran unir, el propósito y la resistencia que se quiera obtener, es recomendable optar por una u otra clase de arandela.