Cuatro trucos para evitar que se aflojen los tornillos y las tuercas

Con el paso del tiempo y del propio uso, la sujeción de los muebles o todo tipo de accesorios del hogar comienzan a soltarse. Pero aunque molesto, tiene fácil solución. Te dejamos a continuación unos sencillos consejos que lograrán evitar que se aflojen los tornillos o las tuercas. ¡Manos a la obra!

Por qué se sueltan los tornillos

El movimiento, las vibraciones, una fijación inicial incorrecta… Son muchos los motivos que pueden afectar a los anclajes o las fijaciones, y que hacen que se vaya debilitando la unión de las piezas.

En algunos casos, como puede ser la barra de una cortina o la pata de una mesa pequeña no se convierte en un problema grave. Cuando se identifica que algo está suelto, vuelven a apretarse los tornillos y asunto zanjado.

Sin embargo, cuando se trata de muebles que soportan más peso o de estructuras de todo tipo de una mayor envergadura, el problema puede ser mucho más. En estos casos, o bien en general para ahorrar complicaciones, es interesante conocer cómo podemos evitar que se aflojen los tornillos. A continuación te dejamos algunos trucos.

Cómo evitar que se aflojen los tornillos

Utiliza una contratuerca

El primer truco para evitar que se aflojen los tornillos es colocar una tuerca sobre la otra que ya hemos colocado previamente. ¿Qué conseguimos con ello? Pues que cada una de las tuercas impida que la otra se vaya soltando progresivamente. Si no tenemos ninguna en casa, puedes consultar nuestra variedad de tuercas online y elegir la que necesitas.

Coloca una tuerca autoblocante

Las tuercas autoblocantes, o también llamadas autofrenantes son el segundo de nuestros trucos para evitar que se aflojen los tornillos. Este tipo de piezas contienen en su interior un nailon. La función que tiene este es precisamente la de hacer de freno e impedir que ella misma se afloje.

Si optamos por esta vía, no debemos colocar una junto a la otra como sucedía en el punto anterior. Se trata de cambiar la tuerca normal por una de este tipo. En nuestra galería puedes consultar las tuercas antiblocantes que tenemos disponibles.

Usa arandelas

El tercer truco para evitar que se aflojen los tornillos es colocar arandelas. Pero, ¿qué tipo de arandelas? Una plana y otra llamada grower. Cuando juntamos ambas, lo que conseguimos es reforzar la unión con la tuerca. De este modo, queda sólida y no se soltará.

Añadir un fijatornillos

La última de nuestras propuestas es ayudarnos de un fijatornillos. ¿Y qué es esto? Se trata de un pegamento químico que podemos encontrar en ferreterías o en tiendas de bricolaje. Lo que logramos con él es directamente pegar la tuerca con el tornillo.

Y estas son las cuatro soluciones que os ofrecemos para evitar que se aflojen los tornillos o las tuercas en casa. Puedes visitar nuestra página para adquirir lo que necesites y contactarnos si necesitas ayuda con la elección.